El modelo de goma elástica

Por algún motivo se nos ocurre la idea de ser emprendedor. Crear una empresa es una lista de tareas interminable. Cada tarea se basa en toma de decisiones. Desde ¿Con que idea emprendemos? o ¿Tendremos una web y con que diseño? hasta ¿que forma jurídica tendrá nuestra empresa? o ¿como repartimos las participaciones de la empresa entre los socios? Decisiones, decisiones, decisiones…Emprender o no emprender

Hay decisiones que tomamos sin pensar mucho y otras que simplemente no estamos seguros que decisión tomar. Estas segundas dependiendo del tema se pueden tomar investigando un poco porque sabemos que la información es la base de todo. Si no se trata de decisiones que tomamos en base de investigaciones podemos utilizar varios modelos sencillos que al aplicar facilitan la toma de decisión.

Para presentar algunos de estos modelos nos gustaría dar ejemplos concretos de vida de un emprendedor que constantemente se encuentra en el proceso de decidir. Hemos empezado con lo más básico, una decisión que empieza antes de emprender con la cuestión:

Emprender o no emprender y el modelo de goma elástica

A menudo nace la idea de emprender porque se nos ocurre una idea de negocio. Ya escribimos que esa idea en si no puede ser la base de la decisión porque falta el plan de negocio para ver la viabilidad de esta idea. A lo mejor después de hacer el plan de negocio resulta que la idea podría ser viable. Quizás no nos hará millonarios pero es viable. Pero también resulta que para implementarla nos tendríamos que dedicar más que a tiempo completo y tenemos un trabajo fijo con salario fijo y regular cada mes.  Para tomar la decisión si emprendemos arriesgando nuestros ingresos fijos o no se puede utilizar el modelo de la goma elástica.

En vez de hacer una lista aburrida de PROS y de CONTRAS nos podemos preguntar ¿Qué me sujeta a ser empleado? y ¿Qué me tira hacia el emprendimiento? Las preguntas hechas de esta manera nos presentan dos alternativas atractivas y positivas.

Lo bueno de tomar las decisiones es después de tomarlas, incluso las equivocadas, llega la paz.

Fuente: Das Fragebuch von Mikael Krogerus, Roman Tschaeppeler

También le puede interesar: ¿Fracasar es triunfar?

Comentarios:

Comentarios en Facebook