Empezamos una nueva sección de entrevistas con los impulsores de proyectos publicados en nuestra plataforma. El objetivo es conocer sus historias como emprendedores y la de sus empresas o proyectos.

Para la primera entrevista escogimos a Pablo, el impulsor del proyecto Hygea. Pablo se ha unido a Eduardo Agudo para crear una empresa enfocada en salud.

Pablo, tu trayectoria profesional es muy variada. Has trabajado como técnico en creación de empresas basadas en el conocimiento en la Universidad de Granada, ayudando a la creación y desarrollo de más de 20 empresas. Además has sido propietario y director de 2 empresas y has trabajado como gestor en la administración pública y en la empresa privada. También fuiste Director de Marketing y posteriormente CEO de la spin off universitaria Seven Solutions, en el campo de la ingeniería electrónica y visión por computador. Actualmente eres el Presidente de la Plataforma de apoyo al Emprendimiento (PAE), con sede en Granada.

Y ahora formas parte de Hygea…

¿Cuándo y cómo nace esa idea?

La idea nació de nuestro CEO, Eduardo Agudo. Hace varios años, mientras Eduardo se encontraba trabajando como nutricionista vio que no había ninguna solución de software que le gustara para ayudarle en su trabajo. Hacer una dieta bien lleva su tiempo, y los programas que encontró o eran muy caros o no le ayudaban a trabajar más rápido.

Creó una empresa y buscó socios, pero el modelo de negocio no era el adecuado y tras un par de años vendió la empresa a una de las socias, y con parte de los socios creó otra empresa, que hoy es Hygea.

Entiendo entonces que te uniste después a Eduardo  para emprender este proyecto. ¿Cuál era el motivo principal de emprender para vosotros?

Eduardo emprendió porque está en sus genes, es una de las personas con más iniciativa que conozco, un emprendedor nato. Vio una oportunidad de negocio e intentó materializar esa idea. Buscó socios que le ayudaran, creó equipo y apostó por el proyecto.

En mi caso, conocí a los socios cuando yo trabajaba en la Oficina de Transferencia de Resultados de Investigación de la Universidad de Granada, ayudando a científicos a crear empresas. Hygea era una de las empresas a las que asesoraba, veía el potencial que tenían y que necesitaban bastante ayuda para desarrollar la empresa, y me volqué lo que pude con ellos. Cuando salí de la Universidad me pidieron que me integrara en la empresa como socio y les ayudara a transformar el proyecto en una empresa. Aposté por el proyecto porque tiene un potencial de negocio increíble, y porque los socios son gente excepcional a nivel personal y profesional.

¿Hasta ahora, cual ha sido el momento más difícil en el proyecto?

Quizás cuando volvimos del Foro de Inversión que organizó la Universidad Internacional de la Rioja. Vinimos muy ilusionados, había grandes proyectos pero pensamos que teníamos muchas oportunidades de conseguir financiación. Nos rechazaron y fue un bajón para todo el equipo,  todavía nadie nos ha dicho qué es lo que no les gustó.

Tras varios meses presentándonos a concursos, yendo a foros de inversión y hablando con business angels, he llegado a la conclusión de que todo eso en España es una absoluta pérdida de tiempo. Solo les interesa cuánto facturas. Aquí no hay capital semilla privado para empresas tecnológicas en fase de desarrollo o precomercial. Como consultor empresarial he revisado muchísimos Planes de Empresa, y nunca he visto ninguno tan sólido como el nuestro. Todos los meses de trabajo invertidos en su desarrollo no han servido para nada.

Mi consejo para otros emprendedores: no pierdas el tiempo con nada que no sea desarrollar tu empresa y buscar clientes.

¿Y el momento más bonito?

Cuando vimos la beta del producto funcionando… ¡fue como ver nacer a tu bebé!

Actualmente está en curso la campaña de crowdfunding para el proyecto de Hygea.

¿Por qué apostáis por este modelo de financiación?

Porque no hay otro para las fases pre-comerciales de una startup. Si todavía no estás facturando porque estás desarrollando la tecnología, puedes contar con solo con tu dinero. Las administraciones públicas te pueden ayudar, pero debido a los tiempos de gestión burocrática, el dinero llegará cuando ya esté casi desarrollado el producto, no puedes contar con ello para empezar.

En este punto quiero romper una lanza por las entidades públicas que están ayudando a empresas tecnológicas. Si sigue habiendo empresas tecnológicas en en este país es gracias a que ENISA, el CDTI, la Agencia IDEA y otras siguen apostando por la innovación.

En Hygea trabajáis en equipo. ¿De quién era la idea de apostar por el crowdfunding? ¿Y cómo reaccionaron los demás?

La idea fue de la parte “de gestión” de la empresa, que somos Eduardo y yo. Los socios tecnólogos no lo tenían claro porque es un modelo muy poco desarrollado en este país. Cuando le cuentas a la gente en qué consiste,, te miran como diciendo “joder tío, ¿así de mal estáis que tenéis que pedir dinero?…y eso gente que conoces, la mayoría ni contesta los correos que les mandas.

Nos queda mucho camino por recorrer para tener algo parecido a Kickstarter en España, porque tenemos un problema cultural de base muy importante. Todo se andará.

Independientemente si vuestra campaña termine con éxito o no, ¿crees que la micro financiación colectiva puede ser una solución para pequeñas empresas que buscan fondos?

Sin duda alguna, lo que no sé es si será una solución ahora o dentro de 5 años, o si será una solución en este país. En otros lugares del mundo funciona, y muy bien. Pero para ello es necesario que los sitios de inversión colectiva salgan muchísimo en los medios de comunicación, y las páginas tengan decenas de miles de visitas, es un tema estadístico.

Cuando lanzas una campaña de crowdfunding, al fin y al cabo lo que estás es vendiendo un producto o un servicio (las recompensas que ofreces), por un precio. La única diferencia respecto a la venta tradicional es que tanto el pago como la entrega del bien son aplazados en el tiempo, por lo cual vendes sobre todo expectativas. Y como en toda venta, necesitas dos cosas: que el producto guste y que la gente lo conozca. Puedes intentar publicitar tu proyecto, pero resulta fundamental que el portal sea activo (Emprendelandia lo es, y mucho), y que tenga tráfico.

Para terminar, ¿tienes una cita preferida?

El camino hacia el infierno está empedrado de buenas intenciones.

Pablo, muchas gracias y suerte en este proyecto tan prometedor.

Comentarios:

Comentarios en Facebook