¿Qué tienen que ver el pan, el café y las abejas con la financiación colectiva?

Las propuestas de microfinanciación colectiva que más dan que hablar en los medios son sin duda aquellas que impresionan por su innovación o por el importe recaudado, que en algunos casos llega a los cientos de miles de dólares, pero en Emprendelandia estamos convencidos de que el crowdfunding no sólo sirve para financiar proyectos creativos, culturales y artísticos. Si bien es cierto que todavía no abundan las plataformas pensadas para cofinanciar proyectos empresariales de cualquier ámbito, y especialmente aquellos basados más en el pragmatismo que en la originalidad, poco a poco estamos constatando una creciente presencia de este tipo de campañas.

En la corta historia del crowdfunding en España, nos hemos encontrado con varios casos de éxito que demuestran su potencial en el campo de los negocios tradicionales. Es el caso, por ejemplo, de unos chicos de Madrid que consiguieron fondos a través de la plataforma Goteo para comprar una máquina de café y crear una cafetería enfocada a ciclistas. Terminaron la campaña con nada menos que 5.305 € y todas las pequeñas inversiones recibidas se realizaron a cambio de recompensas no monetarias.

Otros ejemplos de negocios tradicionales que se llegaron a financiar con éxito los encontramos fuera de nuestras fronteras y a través de distintos modelos de financiación colectiva. En una plataforma de crowdfunding de Polonia, se lanzó recientemente una campaña para construir un colmenar de abejas, que desde luego no es representativa del tipo de negocio que podamos encontrar habitualmente en las plataformas europeas más conocidas. En el Reino Unido se llegó a financiar recientemente una panadería artesanal por un importe de 55.000 £ycon un modelo basado en las aportaciones a cambio de participaciones. Asimismo, la plataforma estadounidense de referencia, Kickstarter, financió a través de inversiones a cambio de recompensas no monetarias el equipo de torrefacción requerido por una pequeña cafetería que logró recaudar 26.286 $, superando con creces el objetivo inicial.

Ejemplos como los mencionados ponen de manifiesto el potencial del crowdfunding para apoyar este tipo de negocios en cada una de sus etapas y en sus más diversas necesidades. Es tan evidente como que una cafetería sin una máquina de café no podría existir y, de ese modo, tampoco existirían los puestos de trabajo de las personas a su cargo. El impacto de los microcréditos colectivos a pymes y emprendedores no se limita, pues, al acceso de éstos a una financiación ética, sino que constituye un instrumento de reactivación y fomento del empleo y el desarrollo social a través de la cooperación entre particulares. Se trata de un incipiente motor económico basado en la colaboración y el apoyo mutuo entre miles de personas. Por todo ello, esperamos contar con tu apoyo en las campañas que lanzaremos en sólo unos días en Emprendelandia ¡Todos nuestros proyectos generarán al menos un puesto de trabajo!

Comentarios:

Comentarios en Facebook