La moneda de mañana se llama “confianza” y el capital es la reputación

Varias veces escribimos ya sobre el crowdfunding como una pieza de lo que llamamos consumo colaborativo. Hoy queremos compartir unas reflexiones sobre en que se basa el consumo colaborativo en todas sus formas.Confianza

Compartimos conocimientos en redes y en espacios coworking, compartimos coches, ropa y sofás, reciclamos y regalamos cosas, invitamos a viajeros desconocidos a nuestra casa. Internet como herramienta de distribución hizo posible que las ideas de consumo colaborativo lleguen a casi cualquier rincón del mundo. Pero para que todo esto pueda funcionar, hay un factor imprescindible, la confianza. En la confianza se basa todo el modelo de crowdfunding y de otras formas de consumo colaborativo. Aportamos nuestros Euros o Dollares para que otros puedan crear y lanzar sus ideas. Vamos a casa de un desconocido para quedarnos una noche y conocer así mejor el país donde viajamos. Entramos en el coche de un desconocido que nos lleva de Barcelona a Madrid. Todo esto lo hacemos no solo para ahorrar un poco de dinero. Lo hacemos por convicción y porque confiamos.

Y confiamos muchas veces porque otros que han confiado nos dicen que se puede confiar dejando una opinión sobre el creador de la campaña crowdfunding, el anfitrión, el conductor de coche etc. Estas opiniones construyen la reputación y esa se convierte en el capital.

Compartimos con vosotros un video de TED donde Rachel Botsman explica como se crea el capital de reputación y cuál es su poder.

TED

 

En Emprendelandia confiamos en emprendedores que crearán sus negocios porque otros confían en ellos. Uniendo a los que confían y los que lanzan sus ideas, creamos nuevos puestos de trabajo.

Imagen por Airflore flickr.com

Si te gustó este post, te invitamos a compartirlo.

Comentarios:

Comentarios en Facebook